Últimas noticias

Crítica de ‘Ex-maridos’ (***): Padres, hijos y algo sobre mujeres


Una película muy agradable de ver y de escuchar, por sus diálogos cercanos y una música que hace compañía y clima; maneja sus elementos argumentales, de alto contenido dramático, con un perfecto tono de comedia: suave, elegante, sin picos ‘chistosos’, con ternura, sentimiento e ironía. Y construye unos personajes, al menos los tres principales, el padre y sus dos hijos, con profundidad y cautela sentimental: llegan pero no te acorralan ni te invaden. L a historia va sobre matrimonios, los que duran demasiado, los que no duran lo suficiente y los que no llegan a cuajarse, y va también sobre la amistad, la depresión, la relación con el amor, también con la muerte…, en fin, un drama que, por fortuna, su director, Noah Pritzker, tiene la buena idea de no espesarlo con la tristeza sino aligerarlo con la comedia.El personaje principal, el padre, lo interpreta Griffin Dunne, que alcanzó su cima como actor en ‘Jo, ¡qué noche!’, de Martin Scorsese, y que luego ha hecho muchas películas tanto de actor como de director, pero ya más de bajada. Aquí es un hombre atribulado, un dentista que se está divorciando a regañadientes de su mujer (Rosanna Arquette) y que ha visto cómo sus padres se han divorciado con casi noventa años. Está deprimido, pero decide ponerse un empaste e irse de fin de semana a Cancún, justo el lugar en el que su hijo mayor celebra su despedida de soltero con sus amigos de toda la vida y su hermano menor, que acaba de asumir abiertamente su condición de homosexual.Noah Pritzker explica perfectamente las situaciones con un prólogo y un par de saltos temporales, y conocemos (y reconocemos) a los personajes y sus ahogos al instante. Y sí, baraja clichés para ello, pero con un inteligente modo de ser trascendente y festivo a la vez. No hay situaciones asombrosas, una cena, unos encuentros, una boda, un par de amagos de romance y alguna visita al cementerio…, pero la naturalidad con la que fluyen, gracias sobre todo a esa cara de ‘gente’ y ese cuerpeo fácil de Griffin Dunne, hacen que lo dramático y lo ‘cómico’ se diluyan, incluso en sus momentos de mayor intimidad y ‘compañerismo’ entre padre e hijos.

Content Source: www.abc.es

Latest Posts

noticias populares