Últimas noticias

Crítica de ‘Vermin: La plaga’ (**): Una araña da miedo, y muchas, repelús


Tras un pequeño paseo de presentación de personajes y de situación geográfica y social, la película que dirige Sébastien Vanicek se concentra por entero en su vocación de pertenencia a un género, el de terror, y en su variedad más repulsiva: una plaga de arañas venenosas en un lugar cerrado. Vanicek elige a sus protagonistas, unos cuantos jóvenes marginales, y a su entorno, un edificio colmena del extrarradio en el que malvive gente excluida y sin recursos. Y tras la presentación y descripción, con cierto estilo en el subrayado de caracteres y en las posibilidades visuales del edificio y sus pasadizos, la historia se sienta en un tobogán y emprende una veloz correría entre arácnidos y humanos.Es un subgénero que tiene numerosos seguidores que disfrutan con él: unos cuantos personajes intentan sobrevivir mientras los persigue cualquier cosa, que en este caso no es cualquier cosa, sino miles de arañas que crecen por momentos y que son rápidas y listas como un chiquillo de la medina de Fez. Y se certifica así una máxima recién inventada: una araña bien movida da miedo; muchas arañas al tuntún dan repelús. La cámara, que había sido narrativa, intencionada, pasa a ser funcional y utiliza todas las triquiñuelas de este tipo de películas para mantener al espectador entre respingos y un constante comezón y hormigueo, y el escenario se convierte, como ‘REC’, en un lugar sitiado, esquinado, entregado a la oscuridad y efectos de luz y con los personajes en situación de pánico extremo y gritos y manotazos.Habrá, sin duda, una cierta pretensión de crítica social (los desahuciados, los olvidados, los indefensos ante la picadura del sistema…), pero quién se espera a reflexionar sobre ese tipo de cosas con tanto bicho y tanto veneno en el ambiente, que parece el Congreso.

Content Source: www.abc.es

Latest Posts

noticias populares