Últimas noticias

Examen de idealismo en ‘Sala de profesores’, nominada a los Oscar


A pesar de que es un punto vital del común de la población, la educación no suele recibir la atención que debería. En España no entra dentro de las diez principales preocupaciones de la población, según el CIS y, sin embargo, el último informe PISA puso la peor nota de la historia del país. ¿Cuál es la opción educativa más adecuada para mi hijo? ¿Se aprende algo fuera de las materias impartidas? ¿Tienen derecho los alumnos a decidir su aprendizaje? ¿Son los profesores culpables del fracaso escolar? Hay muchas preguntas que merece la pena plantear y eso es precisamente lo que hace Ilker Çatak en su última película: ‘Sala de profesores’.Tiene que haber algo de universal para que una cinta sobre los problemas de un instituto alemán no solo gane en los premios Lola, sino compita en el equivalente español, los Goya, y esté nominada también a los Oscar . El film, que se estrena este viernes, plantea la vida en un instituto a través de los ojos de la joven Carla Nowak -interpretada por Leonie Benesch-, una excepcional profesora de Matemáticas y Educación Física querida por sus alumnos, idealista, alérgica al autoritarismo y justa con sus discípulos: se gana el respeto con credibilidad.Noticias Relacionadas estandar No Estrena ahora ‘La zona de interés’ Sandra Hüller, de ‘Anatomía de una caída’ a encarnar a la nazi que cultivaba flores con las cenizas de Auschwitz Adrián G. Peñacoba estandar No ‘La sociedad de la nieve’ y ‘Robot Dreams’, nominadas en unos premios Oscar 2024 con ‘Oppenheimer’ y ‘Pobres criaturas’ como favoritas Fernando MuñozPero todo da un vuelco a raíz de una serie de robos que ocurren dentro de la escuela. Hay que buscar una solución a este delicado problema y los profesores chocan entre ellos sobre cómo resolver el conflicto. Algunos presionan a los alumnos para que señalen a sus compañeros, otros sospechan directamente de quien tiene padres extranjeros. Nowak tiene claro que la situación perjudica el delicado momento vital de los estudiantes y decide investigar por su cuenta. Sin embargo, hallar la verdad la enfrenta inconscientemente a las rígidas estructuras formativas con consecuencias catastróficas para ella.Oskar (Leonard Stettnisch), Friedrike Kuhn (Eva Löbau), Thomas Liebenwerda (Michael Klammer) o Bettina Böhm (Anne-Kathrin Gummich) forman parte de ese instituto donde florece el drama psicológico a partir de pequeñas acciones que van desencadenando grandes consecuencias en efecto dominó. El extraordinario microcosmos de enseñanza idealista que Nowak crea para sus alumnos es torpedeado por las nuevas tecnologías, la actitud de los padres y otros profesores, y todo aquello que rodea la vida escolar y que nada tiene que ver con las materias impartidas.A un profesor desconocido«La educación es una parte sustancial de la vida de todo el mundo, ya sea porque todos hemos pasado por la escuela o porque tenemos hijos que lo están viviendo», evidencia Çatak, el director del film, que avanza una clave de la afinidad de su obra en latitudes diferentes. «Todo el mundo intenta proteger a los niños y todos creen que lo están haciendo, pero no estoy seguro de que todo el mundo lo consiga», resume lo que bien podría considerarse la tesis de la obra, con el microcosmos que plantea de un instituto cualquiera; su propio gobierno y justicia retorcida. Durante la entrevista, se tantean respuestas a las preguntas que formula la cinta, que deliberadamente ofrece pocas certezas, salvo las dificultades de la protagonista al enfrentarse a una complicada profesión. «El problema de los profesores es que no hay suficientes, que no se les valora lo suficiente, que están sobrecargados de trabajo y mal pagados. El respeto hacia el trabajo de un profesor ha disminuido mucho: ahora los padres creen que saben más y creen que saben lo que es mejor para su hijo, si el hijo comete un error parece que es siempre culpa del profesor. Es una situación cada vez peor para los maestros que en Alemania se traduce en una falta de 25.000 docentes en los institutos», recalca el director, que durante la investigación para la película se introdujo en la vida de varios centros educativos.Aunque admite que el balance entre la atención individualizada y el interés del colectivo no es fácil ni claro para un maestro de instituto, también cree que otro de los grandes problemas es la búsqueda de ratios en las aulas: «Digamos que un estudiante es bueno en ciertas clases pero en otras no va tan bien. Lo que se hace es tratar de ayudarle a mejorar en aquello que se les da peor, en pro de un buen promedio. Lo que en realidad se tendría que hacer es dejar de poner el foco en las materias con peor nota y fomentar aquello que sí se le da bien al alumno».Çatak no solo comparte guión con Johannes Duncker, sino que ambos compartieron la misma clase y los mismos profesores. Varios de esos recuerdos compartidos dan forma a la personalidad de la protagonista: «Un buen profesor no se limita a hacer su trabajo, sino que sabe ver qué le interesa a cada estudiante y lo empuja hacia ese interés», esgrime el director. Aquel profesor que les enseñaba Alemán e Historia supo entender su interés por el cine y les prestó varias películas, la primera ‘2001: Odisea en el espacio’ . Cuando empieza ‘Sala de profesores’, se dedica a la memoria de un nombre desconocido. Tan necesario como Kubrick.

Content Source: www.abc.es

Latest Posts

noticias populares