Últimas noticias

El plan recomendado por expertos para celebrar San Valentín

Las cocinas de los hogares se convierten en escenarios de citas nocturnas, donde las parejas se desafían a preparar platos más elaborados. (Freepik)

Era una fría tarde de febrero en la estrecha cocina de un bungalow de los años veinte. Éramos una pareja de recién casados: jóvenes, enamorados e irremediablemente ambiciosos en nuestros empeños culinarios (a pesar de nuestra gran falta de experiencia). Nuestra misión esa noche: preparar una pizza desde cero, una tarea que ninguno de los dos habíamos intentado antes.

Por supuesto, nuestras esperanzas de conseguir una obra maestra al estilo italiano, perfectamente redonda y elegantemente carbonizada, se esfumaron tras los primeros minutos. Pero a pesar del desorden, la masa deforme y las porciones de pizza blandas, las risas llenaban la pequeña cocina. Era algo más que preparar una comida; se trataba de crear un vínculo a través de nuestra creatividad compartida y el trabajo en equipo.

Aventuras como ésta se convirtieron en el trabajo de nuestra vida. Como pareja de autores de libros de cocina, hemos recorrido un largo camino desde aquella primera pizza. Pero la esencia de lo que descubrimos aquella noche sigue siendo la base de nuestra filosofía culinaria: Cocinar juntos es mejor.

Sin embargo, cuando le decimos esto a la gente, a menudo oímos: “Oh, no puedo compartir la cocina con mi marido, es demasiado desordenado”. O: “Mi pareja se niega a cocinar”, así que ella lava los platos.

Preparar una cena romántica en casa se presenta como una oportunidad para crear recuerdos duraderos en pareja. (Freepik)
Preparar una cena romántica en casa se presenta como una oportunidad para crear recuerdos duraderos en pareja. (Freepik)

Ahora bien, apreciamos absolutamente que dividir y conquistar la cocina funcione para las comidas cotidianas. Pero, ¿podríamos sugerir una cita nocturna que dé la vuelta al guión? Ahora que se acerca San Valentín, puede que te vengan a la cabeza restaurantes abarrotados y cenas extravagantes. Pero nosotros proponemos una experiencia más íntima: cocinar juntos en casa.

Desde los primeros años de nuestro matrimonio, descubrimos que las citas para cocinar podían ser una forma de acurrucarse, relajarse y preparar una receta divertida. En lugar de pelearnos (¡cosa que ocurre, por supuesto!), hemos aprendido a aceptar nuestras diferencias.

Alex siempre está dispuesto a probar algo nuevo con gusto, y cuando se combina con mi implacable búsqueda de un bocado perfecto, nos convertimos en todo un equipo. Hemos preparado paella para dos, vieiras a la plancha y risotto de trufa, por nombrar algunos platos, en la comodidad de nuestra propia casa. No sólo acabamos cenando, sino que también ganamos recuerdos y un mayor aprecio mutuo.

Aquí tienes un proyecto de cocina para dos. Hazlo el día de San Valentín o cuando tengas un viernes por la tarde libre. Acabarán con unos raviolis caseros de ricotta de remolacha con salsa de mantequilla y ajo, una ensalada fresca y un cóctel de autor para celebrarlo, todo en una sola noche. Así que toma a tu pareja, despeja el calendario y sigue leyendo para conocer nuestros mejores consejos y trucos para cocinar juntos.

Este San Valentín, evita los restaurantes llenos y opta por una íntima y divertida experiencia culinaria en casa. (Getty Images)
Este San Valentín, evita los restaurantes llenos y opta por una íntima y divertida experiencia culinaria en casa. (Getty Images)

Es fácil querer lanzarse a picar una cebolla antes incluso de ponerse el delantal. Prepara una lista de reproducción con tus canciones favoritas. Enciende velas para crear ambiente. Ponte el delantal y no lo olvides: no es una carrera, es una experiencia.

Prepara una bandeja con verduras y hummus, frutos secos o aceitunas para picar: Es clave para aguantar una cita culinaria sin quedarse con hambre. Por último, elimina cualquier distracción. Si tienes hijos pequeños, prueba esta cita para cocinar después de acostarse. Para los mayores, organizar una noche de cine con pizza funciona de maravilla.

Antes de empezar, tómate tiempo para apreciar los estilos de trabajo, las habilidades y los enfoques de cada uno. Algunas personas trabajan con patrones de pensamiento lineales, mientras que a otras les gusta hacer varias cosas a la vez. Algunos cocineros limpian sobre la marcha, mientras que a otros les gusta dejar un gran lío para el final. Puede que uno de los dos se sienta más cómodo en la cocina que el otro.

Hemos aprendido a apreciar nuestras diferencias en lugar de luchar contra ellas. Tenlo en cuenta: ¡Se trata de trabajar juntos! Encuentra el punto fuerte de cada miembro y utiliza este proyecto de comida como un ejercicio de comunicación y unión.

Cocinar juntos se presenta como una forma efectiva de fortalecer relaciones amorosas. (Getty Images/iStockphoto)
Cocinar juntos se presenta como una forma efectiva de fortalecer relaciones amorosas. (Getty Images/iStockphoto)

Si tienes una máquina para hacer pasta (o un accesorio para pasta de la batidora de pie), éste es el momento ideal para sacarla del armario. Sin embargo, no dejes que la falta de esta máquina especializada te impida hacer pasta casera. Hemos incluido instrucciones para enrollar las láminas a mano con un rodillo.

Otros utensilios que querrás tener a mano: un robot de cocina, un pincel de repostería y un cortapastas (o rueda de pizza). Recomendamos un cortapastas estriado para hacer divertidos bordes ondulados en los raviolis. Para que los raviolis tengan un aspecto aún más profesional, hazte con una prensa para raviolis (¡incluso las hay con forma de corazón!).

Haz la masa de pasta y déjala reposar. Deja reposar 30 minutos (o hasta 1 hora), lo que ayuda a relajar el gluten y facilita el estirado. Aprovecha el tiempo libre para preparar la bebida y la ensalada.

Prepara el cóctel de autor. Esta cita culinaria brilla con luz propia con el Cranberry Gin Sour. Nuestra versión del clásico añade zumo de arándanos para darle un color llamativo y un sabor agridulce. Una clara de huevo crea una cobertura esponjosa impresionante, añadiendo una sensación cremosa en boca a la bebida y suavizando los sabores.

Expertos recomiendan preparar el ambiente de la cocina y eliminar distracciones. (Archivo)
Expertos recomiendan preparar el ambiente de la cocina y eliminar distracciones. (Archivo)

Aprovecha el tiempo libre para preparar una ensalada de guarnición y el relleno de pasta. Cóctel en mano, prepare el relleno de ricotta de remolacha y una ensalada de acompañamiento, como la rúcula baby aliñada ligeramente con aceite de oliva, zumo de limón, sal y virutas de parmesano.

El plato principal. Ya estás preparado para el reto: ¡hacer pasta juntos! Será todo un proyecto, pero no hay nada más divertido que ver -y saborear- el resultado. Si haces esta receta para dos, congela la mitad de los raviolis para otra comida y cocina la otra mitad. Luego, reduce a la mitad la salsa de mantequilla y ajo, que hará que tu cocina huela de maravilla.

Cuando prepares varias recetas juntos, es mejor no complicarse con el postre para ahorrar esfuerzos y líos. Una tableta de chocolate de calidad o un affogato descafeinado son postres sencillos pero no por ello menos golosos. Mejor aún, busca un dulce divertido en la pastelería de tu barrio y compártelo.

Esperamos que en este mes de febrero, a menudo desolador, y en cualquier momento del año en que lo necesites, esta cita culinaria sea un punto de luz. Que alimente sus estómagos y también sus relaciones.

(c) 2024, The Washington Post

Content Source: www.infobae.com

Latest Posts

noticias populares