Últimas noticias

Paga extra de verano: ¿puedo cobrarla estando de baja?

Una trabajadora realiza una consulta en su ordenador. (Freepik)

La paga extra es un derecho de todos los trabajadores cuyo salario está repartido en 14 pagas anuales. Está recogida por la Ley del Estatuto de los Trabajadores, y forma parte de la percepción salarial obligatoria de cualquier empresa. Se trata de dos pagas fijadas en el convenio colectivo, que pueden ser prorrateadas durante todo el año, lo que supone que que en lugar de cobrar la paga extra en un momento específico del calendario, se distribuye a lo largo de los doce meses del año en la nómina mensual.

La incapacidad temporal, o baja, de un trabajador afecta directamente a la cuantía de la paga extra, que en términos normales no puede ser inferior al salario mínimo. Durante la baja se suspende el contrato laboral. Las situaciones de baja laboral ocurren cuando el trabajador está incapacitado para ejercer su actividad profesional, y suelen ser por cuatro razones: enfermedad común, enfermedad laboral, accidente profesional o accidente laboral. Estas situaciones se distinguen según si el entorno de trabajo ha influido en la incapacidad o no.

La paga extra es una ayuda económica que puede beneficiar al ahorro, servir como colchón financiero, cubrir gastos o para caprichos puntuales. Cuando se está de baja laboral, la paga extra se modifica, pero permanece activa. Se deben cumplir ciertas condiciones para poder cobrar la paga extra durante este periodo.

La baja laboral no puede superar los 365 días, aunque puede prorrogarse hasta 180 días laborales adicionales. Además, el empleado debe haber cotizado al menos 180 días en los últimos cinco años y estar dado de alta o en una situación similar en la Seguridad Social. La paga extra se abonará solo si el empleado se encuentra en una de las situaciones de baja laboral mencionadas, desde enfermedad común hasta accidente profesional.

Estas son todas las pensiones que tienen paga extra de verano.

Durante el tiempo que está de baja el trabajador no queda descubierto. Su cotización a lo largo del tiempo le posibilita una protección, la de la prestación de incapacidad temporal, y la cuantía que percibirá por la misma dependerá de la duración de la incapacidad en cuestión y el origen:

  • En los casos de incapacidad temporal por enfermedad común o accidente no laboral se cobra el 60% de la base reguladora de los días 4 a 15, en los que se encarga de pagar la propia empresa. A partir del día 16 es la Seguridad Social la que paga. Desde el día 21 se abona el 75% de la base reguladora.
  • En los casos de incapacidad temporal por enfermedad profesional o accidente laboral se cobra el 75% de la base reguladora desde el día siguiente a la baja y se hace por parte de la empresa.

Ahora bien, puede ocurrir que el trabajador supere ese plazo límite de un año y necesite, por su condición y estado de salud, seguir de baja. En ese caso, va a ser obligatorio pasar el tribunal médico para iniciar un expediente de incapacidad permanente. De ser así, va a suponer que el trabajador no se va a poder recuperar y, por tanto, no va a poder volver a desempeñar su trabajo habitual.

Content Source: www.infobae.com

Latest Posts

noticias populares