Últimas noticias

El despropsito de RTVE con Chbeli y Julio Iglesias Jr.

Es muy difcil encontrar palabras para calificar el programa de Chbeli y Julio Iglesias Jr.Los Iglesias. Hermanos a la obra– sin caer los descalificativos. Es muy difcil saber por qu RTVE decidi sacar adelante un programa como ste. Es muy difcil entender cmo no hay nadie en la televisin pblica que antes de dar el visto bueno a este esperpento no se parase y dijese ‘a ver, seoras y seores, que esto no hay por dnde cogerlo’. Pero las decisiones que se toman en RTVE son uno de los grandes misterios de la humanidad.

No hay que explicar demasiado de lo que va el programa que ha devuelto a Chbeli a la televisin despus de dcadas enclaustrada en su casa de Miami -no lo digo yo, lo dice su propio hermano en el programa-. Los Iglesias. Hermanos a la obra, es nada ms y nada menos que eso, los dos hijos mayores del clan Iglesias-Preysler recorriendo los casoplones de sus amigos y familiares para reformarlos. Casas que, por cierto, poca reforma necesitan -lo que es una reforma de verdad-, y famosos que, obviamente, no tienen ninguna necesidad de que RTVE y los hermanos Iglesias se hagan cargo de unos arreglos que si no han hechos ellos, tampoco debera hacer la televisin pblica. A buen entendedor pocas palabras bastan.

Lo primero que hay que decir es que este programa es de esas producciones que no pasan por el Consejo de Administracin de la Corporacin Pblica porque producirlo cuesta menos de dos millones de euros. Segn la normativa de RTVE, los programas que cuya produccin sea menos de dos millones no necesitan el visto bueno del Consejo. Vamos, que es jauja.

Dos millones para Los Iglesias. Hermanos a la obra

Exactamente, Los Iglesias. Hermanos a la obra le ha salido a RTVE por el mdico precio de 1.957.319,88 euros, unos 245.000 euros por cada episodio, y nos vamos a tener que tragar la friolera de ocho episodios, contando el de anoche, el estreno, donde Chbeli y Julio Iglesias Jr. reformaron la casa de Miami de Yotuel y Beatriz Luengo. Todo queda en casa, y nunca mejor dicho.

Habr quien piense que el decir que Los Iglesias. Hermanos a la obra es un despropsito de programa es porque estn Chbeli y Julio Iglesias Jr. al frente. Ni mucho menos. Si el programa fuera bueno, que est Chbeli o Anne Igartiburu presentndolo dara igual. El problema es que RTVE ha pagado casi dos millones de euros por un programa que es malo, impostado, irreal y que, lamentndolo muchsimo, inters lo que se dice inters tiene poco.

Qu inters puede tener ver a los dos hermanos Iglesias hacer como que discuten por algo que se supone que Chbeli no sabe, pero que claramente sabe? Qu inters puede haber en que Julio Iglesias Jr. vaya a una churrera en Miami y haga como que sabe hacer churros ante la falsa sorpresa de su hermana? Qu inters puede haber en que nos hagan creer que Beatriz Luengo se va 15 das de viaje y Yotuel decide que los Iglesias le arreglen la casa sin que la cantante y productora sepa absolutamente nada? Qu inters puede haber en que el programa se ponga a reformar una casa que obviamente no necesita ninguna reforma? La misma respuesta para todas las preguntas: ninguno.

Segn public este martes ABC, Chbeli Iglesias ha cobrado 28.000 euros por cada entrega (o sea, 224.000 euros en total), mientras que Julio Iglesias Jr. ha recibido 13.000 euros por cada programa (o sea, 104.000 euros en total). Por qu tanta diferencia entre los hermanos? Porque Chbeli es interiorista, lleva aos sin aparecer en televisin y, seguramente, si no fuera por dinero no hubiera vuelto a la palestra. Mientras que Julio Iglesias Jr. est ms visto que el TBO y, adems, su labor en el programa, aparte de hacer que a Chbeli se les escapen los orines con sus gracietas, es hacer de manitas, porque, y lo dice l mismo, se le da bien todo. S, este es el nivel.

La cabeza que dio su visto bueno a este programa probablemente ya no est en la cpula directiva ni administrativa de RTVE, pero ah ha dejado el marrn para que se lo coman otros. Es decir, un nuevo fracaso de la cadena pblica que en dos semanas seguramente pasar a emitirse en el late night o el sbado por la maana y a hacer como si no hubiera pasado nada. Total, si no lo ha pagado l o ella. Eso s, la jugada de programar el estreno el mismo da que la semifinal de la Eurocopa le sali redonda a RTVE, un 15% de media de cuota de pantalla. A ver, a partir de la semana que viene. Ese ser el dato.

Y entonces qu hacemos? Pues como me dijo una vez una importante presentadora y periodista, «no hay nada ms democrtico que el mando a distancia, si lo que est poniendo no te gusta con cambiar de canal ya est». Razn no le falta, pero… pero los dos millones ya no estn en las arcas de RTVE y no estn las arcas de RTVE para muchos trotes. Luego que si hay que echar mano del fondo de reserva de la Corporacin Pblica. Que s, que para eso est, pero igual si alguien pensara un poco y fuera razonable, hoy RTVE tendra dos millones ms y no los hubiera tirado para hacer Los Iglesias. Hermanos a la obra.

Quin se cree Los Iglesias. Hermanos a la obra?

A ver, los programas de hermanos, amigos o contrincantes reformando casas es ya tan viejo y est tan trillado como un ataque de tos. Ah est la ristra que emite, por ejemplo, Divinity: La casa de mis sueos, Los gemelos reforman dos veces, Masters de la reforma, Tu casa a juicio

Qu tiene de nuevo Los Iglesias. Hermanos a la obra? Nada. La nica diferencia es que estn Chbeli y Julio Iglesias Jr. y que en lugar de arreglar las casas de desconocidos realmente hechas una piltrafa, arreglan las casas de famosos que no tienen ninguna necesidad. Y todo ello mientras parece que una script est dictando a cada instante y en cada momento lo que tienen que decir, qu cara tienen que poner o si tienen que llorar, rer o parecer momias. Lo nico que pareca algo real es que los hermanos Iglesias se llevan bien. Bastante para el sinsentido que fue todo.

Al loro con la introduccin del programa tras mostrar el amanecer de Miami, un plano general de los casoplones que hay all y fotografas de la ms tierna infancia y adolescencia de Chbeli y Julio Iglesias Jr.: «Esto es Miami, la ciudad en la que mis hermanos y yo hemos vivido durante ms de 40 aos. Aqu nos hicimos mayores junto a mi padre y, en mi caso, aqu me hice un hueco en el mundo de la decoracin. Eso nos ha permitido trabajar en los Estados Unidos y tambin en Madrid, donde pasamos nuestra infancia y donde est mi madre y casi toda nuestra familia». Palabra de Chbeli, perdn de la script.

Entonces, Chbeli cont que lleva 20 aos dedicndose al interiorismo, que le encanta, que ayuda a sus amigos y que es su pasin. Julio Iglesias Jr., por su parte, se mostr como el hombre que toda casa necesita, un manitas de libro que lo mismo te tira un muro, que te fabrica un armario, que te cambia toda la instalacin de la luz. Y mientras tanto la voz de fondo de Chbeli diciendo que no se fa de su hermano, que algo la est ocultando. Y se van a casa de Beatriz Luengo y de Yotuel, que resulta que la haban comprado hace ocho aos y no haban hecho ninguna reforma y se haba quedado todo desactualizado. Qu vergenza, por favor! Que tenan los mismos muebles con los que la compraron! No s cmo se atreven.

All van los hermanos Iglesias como si no supieran cmo iba a terminar todo. En fin… Termin todo perfecto. Beatriz Luengo ya tena su armario vestidor estupendo, Yotuel encantado de la vida, los Iglesias en amor y armona y el resto sin que no podamos creer nada de lo que se vio. Y luego nos quejaremos de Tamara Falc en El Hormiguero. Otros vendrn que bueno te harn.

Content Source: www.elmundo.es

Latest Posts

noticias populares