Últimas noticias

El sobrecogedor inicio de Ramn Garca en el estreno de El Grand Prix

Hace un ao, Ramn Garca se plantaba delante de la prensa en el nuevo plat de El Grand Prix del Verano para presentar el regreso del programa que marc los 90. En aquella presentacin, Ramonchu, confes que l y EuroTV Producciones (Grupo iZen), la productora del programa, llevaban mucho, muchsimo tiempo intentando que RTVE volviera a dar una oportunidad a El Grand Prix y que al fin lo haba conseguido.

Aquel regreso de El Grand Prix del Verano se convirti en el programa ms visto del verano pasado, pero la alegra no fue solo las audiencias, la alegra de Ramn Garca y de todo el equipo de El Grand Prix fue que pese a haber pasado tantos aos desde que se estrenase por primera vez el programa, el programa segua dando lo que tantas veces dio antao. A los mayores devolverles a su infancia; a los pequeos darles tiempo con los mayores.

En el estreno de El Grand Prix del Verano del ao pasado, Ramn Garca se emocion. Era inevitable. En el regreso de El Grand Prix del Verano anoche nos emocionamos todos. Tambin l, aunque lo disimul mucho mejor que el ao pasado. Tal vez, porque el presentador se enfund el traje de La Vaquilla como si fuera la capa de Superman o, tal vez, porque ahora El Grand Prix ya no necesita jugrsela.

Lo que hizo El Grand Prix, para que nunca se olvide, porque fue un xito en los 90 y lo volvi a ser el ao pasado es arrancar el programa con un vdeo que, aunque los protagonistas eran los pueblos que van a participar en esta edicin, en realidad lo ramos todos. Los que ramos unos nios hace 30 aos, los que eran padres y ahora son abuelos y, s, incluso los que ya no estn.

«En mi familia he crecido viendo El Grand Prix, sobre todo los veranos con mi hijo»; «A m El Grand Prix me trae muchsimos recuerdos sobre todo de infancia»; «Escuchar la sintona simplemente me transporta a mi infancia»; «Vivirlo en familia, en verano, con mis nios, mis sobrinos»; «…mis abuelos, mis amigos y esos veranos tan bonitos»; «Mi prueba favorita los tronco locos, desde pequeita me gustaba jugar con mi padre a saltar los cojines»; «Todos los nios de los 90 hemos jugado con nuestros primos y a ver quin pasaba las pruebas»; «Para m ir a El Grand Prix es como cerrar el crculo de cuando de nio el programa». Y una frase final en pantalla: «Volvern a jugar como nios».

Con estas frase, con las imgenes de los pueblos y con ese «volvern a jugar como nios», efectivamente, se cerraba el crculo. En pantalla apareca entonces La Vaquilla portando el trofeo de ganador y debajo de ella el hombre que ha hecho posible eso tan importante y que tantas veces se nos olvida: que alguna vez fuimos nios y que el que ahora es un nio alguna vez ser un adulto. Y qu quedar? Los recuerdos. Y en esos recuerdos, ahora tambin estar El Grand Prix.

Arranc rpido con el estreno de una de las pruebas de esta edicin Los Recogecocos que enfrentaba a los dos primeros pueblos del regreso de El Grand Prix del Verano: Almacelles y Bembibre. Sufrieron, claro, pero tambin se divirtieron porque de eso se trata El Grand Prix. No hay trampa ni cartn. El xito de El Grand Prix del Verano es conjugar espectculo, familia, diversin y, s, tener a Ramn Garca. Que nadie se engae, sin l El Grand Prix ni sera un xito ni sera El Grand Prix.

Entre las novedades de este ao, se encuentran propuestas tan divertidas como Bienvenidos a Tartpolis, donde los jugadores tendrn que estampar tartazos en la cara de los vecinos del pueblo rival, Champions Prix, un gigante futboln humano en el que los equipos tendrn que chutar a base de soplidos, Wikipeques, un juego de tres generaciones en el que padrinos y personas mayores de los pueblos se aliarn para adivinar un concepto que los nios de El Grand Prix describirn a su manera, Los Recogecocos, donde se ver a los jugadores trepar por una gigantesca palmera flotante, emocionantes gincanas como Superfontaneros, con jugadores saltarines, o la Operacin Miau Miau, un recorrido contrarreloj por rescatar a un pequeo gatito y devolverlo junto a su mam. Y todo ello sin renunciar a pruebas clsicas como La patata caliente, Los troncos locos o El diccionario.

Deca el da de la presentacin Miriam Garca Corrales, directora de Entretenimiento de RTVE, que El Grand Prix «es un xito de audiencia y de juntar a la familia viendo la televisin. Eso ya es un xito. Y dar el valor a los pueblos, y renovar un formato que tiene tantos aos». Tampoco necesitaba renovar tanto porque el xito de El Grand Prix no es renovar es mantener. Claro que la tele ha cambiado, pero nosotros, los espectadores, no tanto. Nos sigue gustando ver como los que concursan se dan trompazo, como Ramn Garca no deja de sonrer durante todo el programa, como La Vaquilla molesta y putea, como llega el juego final, el temido Diccionario, y quien pensabas que no iba a ganar, gana. Y, sobre todo, nos gusta que un programa acabe antes de la una de la madrugada. Anoche El Grand Prix acab a las 00.20. Bravo!

Claro que tambin gusta Wilbur o el dinosaurio Nico, sobre todo a los ms pequeos, pero la esencia es la esencia, el alma es el alma y anoche El Grand Prix volvi a demostrar que es un programa que tiene vida propia. Ms all de nmeros, de cuotas de pantalla, de rivales y de audiencias (el estreno registr un 15,2% de share y una media de 1.531.000 espectadores). Porque aunque lo vieran tres gatos, la clave es que esos tres gastos seran de la misma familia y sera el nico rato, probablemente, que pasaran juntos del da.

Se vivieron anoche grandes momentos, de esos que solo regalan grandes programas. Como el del alcalde de Almacelles dejando anonadado al mismsimo Ramn Garca en La patata caliente al acertar la primera pregunta a la primera -cuntos actores diferentes han interpretado a James Bond?- o la segunda, a la segunda -con cuntos muri la persona ms longeva del mundo?-. Se vivieron tambin momentos de tensin, anoche, especialmente con la jefa de rbitros de El Grand Prix que tuvo que intervenir y poner orden en ms de una ocasin. «Para eso est y para eso hay decenas de cmaras, para que no se escape nada», deca Ramn Garca despus de que la rbitra tuviera que intervenir varias veces.

Y se vivi la tensin en la final, cuando despus de ir casi empatados durante todo el programa, El Diccionario volvi a ser la prueba que alz al ganador: Bembibre, el primer pueblo en ganar esta edicin de El Grand Prix. Todava quedan muchos programas, pero ellos ya son los primeros.

Anoche, El Grand Prix no minti con esa frase de su arranque de volver a jugar como nios. Anoche, El Grand Prix lo volvi a hacer, nos transport de nuevo a donde tantas veces se nos olvida volver. Hay pocos que consigan lo que consigue El Grand Prix.

Content Source: www.elmundo.es

Latest Posts

noticias populares