Últimas noticias

Gordofobia y falta de diversidad en Baila como puedas? Norma Duval provoca un incomodsimo momento en el nuevo programa de RTVE

Actualizado

Sin duda, el nuevo talent de La 1 representa una verdadera revolución. Baila como puedas es, en muchos sentidos, el típico show de baile. No obstante, la manera en la que se plantea el concurso es totalmente innovadora. En el programa -protagonizado por Lydia Lozano, Sabrina Salerno, el Maestro Joao, Álvaro Muñoz Escassi, Ana Guerra, Fabiola Martínez, Jaime Astrain y Colate Vallejo-Nágera– los concursantes no son las celebrities. Los que se la juegan por 50.000 euros son 16 bailarines que tendrán que lidiar con el obstáculo de interpretar coreografías con ocho famosos que no saben ni de jazz ni de hip-hop.

De acuerdo con RTVE y la productora Zeppelin, su idea nació desde las ganas de poner a los bailarines -históricamente relegados en el último plano- en el foco principal de la atención. Y para ello hicieron un casting verdaderamente admirable. En el grupo hay ocho mujeres y ocho hombres. Hay una chica venezolana, un chico ruso, una dominicana y una vietnamita. Hay gente baja y gente alta. Algunos muy guapos, otros muy fuertes. Y, en cuanto a estilos, todos son diferentes. Hay unos que son más elegantes, otros más «urbanos», un joven algo punky y una bailarina aflamencada.

Pero a Televisión Española le hizo falta algo: la diversidad corporal. Entre los 16 participantes no hay ninguno que sea plus size y, rápidamente, los periodistas se dieron cuenta de ello. «Se habla mucho de la diversidad, de que los bailarines son diferentes todos. Pero creo que ha llegado el momento de apostar también por la diversidad de cuerpos, ¿no? Hay chicos con cuerpos espectaculares sí. Pero, para una próxima edición, ¿habéis pensado incluir a bailarines que estén un poco más rellenitos?«, comentó un reportero durante la rueda de prensa… Y eso no cayó especialmente bien.

«Yo creo que tenemos, en los 16 concursantes y las ocho celebrities, representada una gran cantidad de identidades, diferencias personales y edades. Tenemos gente delgada y menos delgada. Quiero decir, hay de todo. Pero claro, tenemos un número limitado. Cabe lo que cabe, pero está representado todo. Y creedme que a esta gente le hemos escogido por su talento. No hemos limitado el casting a ningún tipo de aspecto físico», explicó Miguel Martín, el director de la productora, pero sin asumir que entre los participantes no hay ninguna persona fuera del canon físico normativo.

«Entiendo a lo que te refieres. Pero aquí se ven, en los bailarines, los mismos tipos de cuerpo. Hablas de diversidad, pero en los bailarines no lo veo«, insistió el periodista con convicción. Sin embargo, causó una reacción que nunca se imaginó. Tras escuchar que Martín repetía y repetía «yo creo que sí hay diversidad», Norma Duval -jurado del concurso- se levantó de su silla y se dirigió, sin titubear, a una de las bailarinas. La ex vedette le tomó la mano a la joven y le pidió que se pusiera de pie para exhibir su corporalidad, que es mínimamente más ancha que la de algunos de sus compañeros.

«No, Norma, por favor»

En un principio, la chica se negó. Pero Duval insistió. En el afán de demostrar que Martín tenía razón, quería poner como ejemplo a una profesional que estaba absolutamente avergonzada. «No, Norma, por favor, no», le gritó Martín a la mediática presentadora. Pero ya era tarde, la bailarina ya se había levantado. «Que no Norma, por favor. No, que no se levante solo una. Todos arriba, por favor», ordenó el responsable de Zeppelin, ante la mirada atónita de Anne Igartiburu -que también había pedido que la concursante no se pusiera de pie- y algunos de las estrellas, como el Maestro Joao y Fabiola Martínez.

¿Qué sucedió entonces? Los más de 50 periodistas presentes provocaron un murmullo que incomodó a los bailarines y a los VIPs. Pero Miguel Martín intentó hacer como si nada hubiese pasado. «Esta es la prueba de que hay diversidad corporal. Los hay más fuertes, menos fuertes, más tal… ¡Hay de todo!«, afirmó el ejecutivo, mientras la participante afectaba se mostraba entristecida y consternada. Se tocaba la tripa, se bajaba la falda y buscaba apoyo en sus compañeros, quienes sí le demostraron que son un equipo.

Segundo más tarde, RTVE dio por finalizada la presentación y algunos participantes y miembros del jurado reconocieron a la prensa que, efectivamente, faltan bailarines de talla grande que puedan entregar un mensaje positivo. No obstante, quien se mantuvo en silencio fue el también miembro del jurado Rafa Méndez. El conocido coreógrafo de Fama, que se hizo famoso por su dureza al hablar, su comportamiento excesivamente crítico e hiriente y aquella recordada escena en que echó a Lola Índigo de una clase. «Mimi, ¡fuera! Eres un estorbo para mi vista. Eres un cuatro», le vociferó.

Según ha podido saber EL MUNDO, Méndez no ha aprendido nada desde su altercado, en 2010, con la cantante de moda y en este nuevo talent ha vuelto a mostrar su verdadera cara. Una faceta que lo llevó a decirle a la misma concursante a la que atacó a Norma Duval que no tiene el cuerpo que una bailarina debería tener. En una de los episodios, grabado hace algunos días, el canario se refirió a la profesional con un adjetivo descalificativo, que -por supuesto- afectó la sensibilidad de la aludida, quien rompió en llanto. Pese a ello, aquello no se verá en televisión. Se ha acordado que no se emita… Y ya ha sido borrado del guion.

Content Source: www.elmundo.es

Latest Posts

noticias populares