Últimas noticias

‘La casa del dragón’ vuelve a suavizar a George R. R. Martin: la escena más cruel de la serie es aún peor en el libro

[ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DE LA CASA DEL DRAGÓN, TEMPORADA 2]

Cuando La casa del dragón aterrizó en HBO Max en verano de 2022, los fans de Juego de tronos esperaban mucho de ella. Al fin y al cabo, la precuela nacida del libro Fuego y sangre, de George R. R. Martin, llevaría a la pantalla la guerra civil entre los Targaryen conocida como la Danza de los Dragones, un acontecimiento épico y sanguinario a la altura de las mejores masacres de Poniente. 

La primera entrega de la ficción, que puso las piezas para la batalla dinástica que se avecina, convenció a los seguidores del universo Juego de tronos gracias a su valiente aproximación a la violencia obstétrica, a actuaciones tan reivindicables como la de Paddy Considine y a los dragones descontrolados de los protagonistas. 

La casa del dragón regresa ahora a Max convertida en una de las mejores apuestas de la televisión actual, con una segunda temporada que nos adentra por fin en la Danza de los Dragones. Su primer episodio, Hijo por hijo, ha recuperado uno de los acontecimientos más brutales y crueles de Fuego y sangre, que tiene como protagonistas a Sangre y Queso. 

¿En qué consiste el terrible evento con el que arranca la segunda temporada? ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Repasamos la secuencia y la comparamos con lo que pasa en el libro, aún más doloroso que en pantalla. 

La muerte de Lucerys en ‘La casa del dragón’

Lucerys Velarion y Rhaenyra Targaryen en 'La casa del dragón'
Lucerys Velarion y Rhaenyra Targaryen en ‘La casa del dragón’
Cinemanía

Para entender el suceso protagonizado por Sangre y Queso, primero tenemos que entender qué lo detona. Y, para eso, tenemos que volver al final de la temporada 1 y la muerte accidental de Lucerys Velaryon (Elliot Grihault) a manos de su tío Aemond (Ewan Mitchell). 

El hijo de Alicent (Olivia Cooke) y jinete del todopoderoso Vhagar se enzarzó en una pelea aérea con el segundo retoño de Rhaenyra (Emma D’Arcy) en Bastión de Tormentas, donde ambos habían ido en busca de aliados para la guerra por el Trono de Hierro entre Aegon II (Tom Glynn-Carney) y Rahenyra. 

Aemond solo quería asustar al joven, pero perdió el control de su dragón y Vhagar terminó devorando a sus oponentes, desatando la Danza de los Dragones que enfrentará a los Negros y Verdes en la segunda entrega.

De esta forma, la segunda entrega arranca con Rhaenyra de luto por la muerte de su hijo y su marido Daemon (Matt Smith) obsesionado con vengarse cuanto antes de los Verdes como muestra de poder. Sin consultarlo con Rhaenyra, el guerrero pone en marcha un plan para cobrarse la vida de un hijo varón de los Hightower-Targaryen en compensación por la de Lucerys.

Sangre y Queso: qué pasa en el libro ‘Fuego y sangre’

En las páginas, Daemon busca venganza con el consabido «ojo por ojo», aquí reformulado como «hijo por hijo». Pero, lugar de querer acabar con Aemond, el culpable de lo ocurrido, carga contra Aegon como rey de los Verdes y decide darle donde más le duele atacando a sus vástagos varones. 

Al no poder tomar la Fortaleza Roja con su ejército, consulta con Mysaria (Sonoya Mizuno en la serie) y paga a dos asesinos de poca monta, Sangre y Queso, para que hagan el trabajo sucio: el primero es un violento carnicero y sargento, mientras que el segundo caza ratas en Desembarco del Rey. 

Debido a su oficio, Queso conoce los túneles de la Fortaleza, por lo que consiguen colarse en el lugar sin ser vistos. Asimismo, los asesinos saben que cada noche, Helaena (Phia Saban) lleva a sus tres hijos, Jaehaerys (de seis años), Jaehaera (de seis años y melliza de Jaehaerys) y Maelor (de dos años), a visitar a su abuela Alicent. 

De esta manera, Sangre y Queso se esconden en la habitación de Alicent tras matar a su criada y encarcelar a la reina regente, y esperan a que llegue Helaena con sus pequeños. Acaban con el guardia que custodia a Helaena y bloquean la entrada a la habitación antes de hacer elegir a la reina a qué hijo varón matar. 

Helaena ofrece su vida, pero estos se niegan, insistiendo en que debe ser uno de sus hijos y amenazando con violar a su hija y acabar con todos los pequeños si se niega a elegir. Obligada a escoger, la reina señala a Maelor, ya que, a sus dos años, no entiende lo que pasa. 

Sin embargo, los matones le explican a Maelor que su madre lo ha querido sacrificar antes de darse la vuelta y matar a Jaehaerys, heredero de Aegon. Acto seguido, se van, llevándose con ellos la cabeza de Jaehaerys como prueba del éxito del encargo. Sin duda, se trata de uno de los episodios más atroces del libro, al incluir la tortura psicológica para Helaena y la decapitación de un niño indefenso. 

‘La casa del dragón’ suaviza la escena de Sangre y Queso

Fotograma de 'La casa del dragón', temporada 2
Fotograma de ‘La casa del dragón’, temporada 2
Cinemanía

En la serie, Daemon promete la libertad a Mysaria, apresada en Rocadragón, a cambio de información. El príncipe se aventura en Desembarco del Rey, donde soborna primero a Sangre, un general que odia a los Hightower, y luego a Queso, que conoce bien los túneles de la Fortaleza Roja gracias a su oficio cazando ratas. 

Los une a ambos para que acaben con Aemond. «Debéis encontrar y asesinar al príncipe Aemond Targaryen», les explica: «Tiene el pelo plateado y un ojo, debería ser fáicl de encontrar». Cuando Queso pregunta a Daemon qué deben hacer si no dan con Aemond, este lo mira fijamente, pero no vemos su respuesta.

Queso y Sangre se infiltran en la Fortaleza Roja por los túneles con un perro, haciéndose pasar por cazadores de ratas. Pasan por delante de Aegon, sentado borracho en el Trono de Hierro junto a sus guardias, y consiguen alcanzar la planta de arriba, donde estás los dormitorios de la familia real. 

Al no haber nadie en la sala en la que minutos antes se encontraba Aemond, Sangre se dirige a otra estancia. Para cuando va en busca de Queso, este tiene un cuchillo en el cuello de Helaena. «¿Quién es ella?», pregunta Sangre. «Es la reina», responde entre risas Queso. «Hijo por hijo, dijo», repite Sangre, en referencia a la orden de Daemon si no daban con Aemond, y ataca, señalando a Helaena: «¿Te parece un hijo?». 

Es entonces cuando Queso señala las cunas en las que duermen los mellizos Jaehaerys y Jaehaera. Como los pequeños se parecen tanto, no saben distinguir quién es el varón y le preguntan a la madre. Ella intenta comprarlos ofreciéndoles su valioso collar, pero al final se ve obligada a señalar una cuna. Sangre duda de que les esté entregando realmente al heredero del rey y piensa que el varón está en la otra cuna, pero Queso se da cuenta de que la joven dice la verdad.

Asesinan al niño fuera de cámara mientras la imagen sigue a Helaena, que coge a su hija en brazos y se la lleva del cuarto. Escapa a la habitación de su madre, donde esta se está acostando con Criston Cole (Fabien Frankel). Cuando Alicent pregunta qué ha pasado, la joven responde: «Han matado al chico». 

Así acaba el primer episodio de la segunda temporada, con los Verdes sufriendo una pérdida que volverá la guerra tan personal para ellos como ya lo es para Rhaenyra tras la muerte de Luke. 

La casa del dragón ha suavizado la escena de Sangre y Queso al jugar con las intenciones de Daemon, que aquí, a diferencia de en las páginas, quiere matar principalmente a Aemond. Tampoco muestran el violento asesinato del primogénito de Aegon en pantalla ni hacen que Helaena elija entre sus dos hijos varones, dejando a Maelor (que en Fuego y sangre carga con el peso de saber que su madre lo iba a sacrificar) fuera de la secuencia. 

No es la primera vez que la serie dulcifica la brutal escritura de R. R. Martin, sobre todo en lo que a la facción de los Negros se refiere. Recordemos que, en la primera temporada, Rhaenyra ayudaba a escapar a su primer marido, Laenor (John Macmillan), concediéndole la libertad al hacerle pasar por muerto. En el libro Laenor fallecía a manos de Qarl, su amante. 

En el bando de los Verdes, La casa del dragón también ha mostrado una imagen más humana de Aemond que en la novela en su enfrentamiento aéreo con Luke: el hijo de Alicent perdía el control de Vhagar y mataba sin querer a su sobrino, mientras que en las páginas el asesinato no tenía nada de accidental. 

Tras el trágico final de Jaehaerys, la batalla dinástica en el clan Targaryen se ha vuelto más personal. Tocará esperar una semana para ver cómo contraataca Aegon y qué opina Rhaenyra sobre la última confabulación de su marido. La Danza de los Dragones ya llamea.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Content Source: www.20minutos.es

Latest Posts

noticias populares