Últimas noticias

La «realidad» de El Pequeo Nicols, el nio que se crey caro: «He estado cerca de las cloacas porque he olido la mierda que haba»

«Os voy a contar la historia de la persona que lleg a lo ms alto y que nunca debera haber estado ah». Con esta frase arranca Francisco Nicols Gmez Iglesias, ms conocido por El Pequeo Nicols o simplemente Fran, el documental que, junto a la productora CAPA Espaa (grupo iZen), intenta arrojar algo de luz a uno de los casos ms sorprendentes, curiosos e increbles que se han vivido en Espaa: la pasmosa «realidad» del ascenso y cada de El Pequeo Nicols, el pcaro espaol que puso en jaque al Gobierno.

(P)caro: El Pequeo Nicols es el nombre del documental que hoy estrena Netflix y al que CAPA Espaa ha dedicado ms de un ao de investigacin, ms de 100 horas de entrevistas y ms de 35.000 folios ledos correspondientes a seis procedimientos distintos. Los datos pueden parecer exagerados, pero cuando ves los tres captulos que conforman (P)caro: El Pequeo Nicols, uno comprende tantas y tantas horas dedicadas a una investigacin cuyo recorrido se complica a cada paso. «Es una radiografa de los casos que orbitan alrededor de El Pequeo Nicols«, aseguran desde la productora. Y no son pocos.

Francisco Nicols Gmez Iglesias, un joven que con tan solo 14 aos pas de relaciones pblicas una discoteca a codearse con polticos, empresarios, servicios secretos e incluso la Casa Real. Una vida de negocios, viajes, seduccin, palacios, comisiones y fiestas hasta que se ordena su detencin en 2014, momento en el que arranca el documental. Cmo es posible que Francisco Nicols llegar en tan pocos aos, de los 15 a los 20, a donde lleg?, es una de las preguntas a la que intenta dar respuesta la serie. Lo consigue?

«Lo que el hijo de tal ministro oa en una comida se lo venda a Fran por 200 euros y luego l lo venda por 2.000»

Jos Manuel Villarejo

El entramado que se muestra en (P)caro: El Pequeo Nicols es tal que hasta algunos de los entrevistados -21 personas en total- dudan de que se pueda llegar a entender lo que ellos mismos relatan. Por qu? Porque aquella historia que el ao 2014 cay en la sociedad como una bomba sigue siendo hoy por hoy uno de las grandes leyendas urbanas de Espaa. Es real todo lo que relata Francisco Nicols? Quin miente? Trabajaba o no para el CNI? Quin le utiliz? Por qu cae sobre l toda la estructura del Estado? Estas son muchas de las preguntas a las que el ex comisario y empresario, Jos Manuel Villarejo, -uno de los testimonios del documental- intenta dar respuesta.

De hecho, son las declaraciones de Villarejo, «el jefe de las cloacas» en palabras de Francisco Nicols, las ms fciles de entender en un documental que, como fuese el caso Nicolay, resulta muchas veces difcil de seguir: «El Pequeo Nicols no era un agente a lo James Bond. Formaba parte de lo que se llama informacin de aluvin, que es captar a los hijos de ministros y de miembros de la alta sociedad para que te den informacin. Lo que el hijo de tal ministro oa en una comida se lo venda a Fran por 200 euros y luego l lo venda por 2.000«.

An as esto no explica las incgnitas que siempre han rodeado a El Pequeo Nicols y al caso Nicolay. Por ejemplo, la serie aborda la presencia de Francisco Nicols en la Coronacin de Felipe VI. Cierto que se muestran mensajes que El Pequeo Nicols mantuvo con el Rey Juan Carlos tras su abdicacin, incluso, la investigacin realizada por dos periodistas durante meses para (P)caro lleva incluso al testimonio indito de Catalina Hoffman, la emprendedora que entr junto a Francisco Nicols en la Coronacin. Ella cuenta una versin, l otra, y las pruebas desmienten a una y no dejan claro qu haca Francisco Nicols all. Porque cada testimonio, incluido el del propio Fran, es un compendio de versiones entrecruzadas en las que todos intentan desmentir cada afirmacin de Francisco Nicols. En lo que s coinciden todos, incluso l mismo, es en que la soberbia, el orgullo, la vanidad y la avaricia rompieron el saco. «un chico listo, un sinvergenza que vio la oportunidad de llamar atencin», asegura del que fuera director de Comunicacin de la Casa Real entre 2012 y 2014, Javier Ayuso.

«Lo mo era el poder; una droga sin fin», afirma el protagonista durante la docuserie. Un chaval que con tan solo 14 aos fichaba a «los guays» de cada colegio para su business. Lleg a tener un equipo de 60 personas. Un joven que hizo que su madre le llevase a las FAES, la fundacin ligada al PP, donde se convirti, segn su versin, en una pieza clave. «Una persona que llena autobuses tiene mucho poder. No es lo mismo una seora de 60 aos en un mitin que cientos de jvenes. Y eso llevaba a que me hicieran la pelota«, asegura Francisco Nicols. Un joven que en lugar de irse de botelln se iba a reuniones con polticos. Hasta que se acerc tanto al sol que se le quemaron las alas. «(…) Si pona los pies encima de la mesa era como una seal de que ha llegado pap. Lo haca constantemente para que vieran que si el nio pona los pies en la mesa era porque mandaba», declara.

«Me crea Dios y se li (…) Era el puto amo. Me vea como el futuro ministro ms joven de la Democracia»

Francisco Nicols

Junto a decenas de imgenes inditas, el testimonio de su madre, de empresarios, como Javier de la Rosa, de periodistas, de comisarios, como Marcelino Martn-Blas, el investigador jefe de la Operacin Nicolay, los directores de (P)caro, Arantza Snchez y Adolfo Moreno, intentan contar la historia de El Pequeo Nicols «con rigor periodstico» pero, a la vez, manteniendo «un relato fresco y ameno», que encaja a la perfeccin con esa imagen de Lazarillo de Tormes del siglo XXI que siempre ha acompaado a Francisco Nicols.

Aunque el documental sigue dejando muchas preguntas en el aire a la que s responde es a que El Pequeo Nicols fue mucho ms que un simple pcaro. Para unos era un conseguidor de informacin, para otros, un jeta, para otros un nio que se crey su propia fantasa, para l… un dios: «Me crea Dios y se li (…) Era el puto amo. Me vea como el futuro ministro ms joven de la Democracia».

«l iba haciendo lo que los mayores le pedan porque l crea que lo que hacan estaba bien porque lo hacan todos», explica una de las amigas de Francisco Nicols durante el documental. l mismo lo corrobora con muchas de sus afirmaciones en la serie: «Los hilos se movan en el palco del Real Madrid. No se movan en Gnova (…) Una vez le pregunt a Florentino (Prez) de qu partido era y me contest algo que se me qued grabado para siempre: «No soy de ningn partido. Soy del poder»«.

Pese a que existen imgenes, documentacin, mensajes, hasta grabaciones, todos reniegan de El Pequeo Nicols o todos quieren desmontar sus versiones. «l era un pcaro, pero haba mucha gente detrs», reconocen muchos de los entrevistados. Para Francisco Nicols todo estaba en «las cloacas»: «Yo he estado cerca de las cloacas porque he olido la mierda que haba». Tras su detencin, tras la apertura de una investigacin para estudiar «la conducta irregular de un joven», aquel joven se convirti en una estrella, todo le cay de golpe, la fama, la prensa, la justicia, el exilio… «Tiene money, tiene cash, El Pequeo Nicols».

Content Source: www.elmundo.es

Latest Posts

noticias populares