Últimas noticias

‘Carmen, nada de nadie’: una mujer en la trastienda de la Transición


Crítica de teatro ‘Carmen, nada de nadie’ Texto Francisco M. Tallón y Miguel Pérez García Dirección Fernando Soto Iluminación Juanjo Llorens Espacio escénico Beatriz Sanjuán Sonido Sergio Sánchez Videoescena Elvira Ruiz Vestuario Paola de Diego Intérpretes Mónica López, Oriol Tarrasón, Ana Fernández y Víctor Massán Lugar Teatro Español (Sala Margarita Xirgu), Madrid 3Se puede decir que Carmen Díez de Rivera estuvo marcada por tres heridas: la de la familia, la del amor y la de la política. Perteneciente a una de las principales familias aristocráticas madrileñas, tuvo una existencia atravesada por esplendores trágicos, una belleza inolvidable y una osadía al nivel de la encrucijada histórica que se le tocó vivir. Es cierto que todo en ella alcanzó la dimensión de una tragedia. Se enamoró para siempre del hombre equivocado, su hermano, el hijo de Ramón Serrano Súñer , el jerarca franquista amante de su madre, de cuya relación había nacido ella. Estuvo en la trastienda de la Transición como jefe de Gabinete de Adolfo Suárez impulsando la legalización de sindicatos y partidos políticos, sobre todo del Partido Comunista. Fue la solitaria que nunca encontró acomodo porque estuvo en una tierra de nadie asediada por sus propios fantasmas y que desde San Luis, en Menorca, se acercó a mirar el mar como se miró a sí misma: infinitamente.Utilizando el género del teatro documento, ‘ Carmen, nada de nadie ‘ nos hace el retrato de una Carmen Díez de Rivera en la que la caída sentimental convive con la audacia y el entusiasmo, en la que la víctima va cogiendo sus añicos para convertirse en esa heroína capaz de sacarse de la chistera una España nueva. En el escenario hay un diálogo de despachos, el de Suárez, el del Rey Juan Carlos , el de ella misma y, al fondo, la silla donde está María Sonsoles de Icaza, su madre. Un recurso que sirve para construir el relato de un vértigo histórico, el del año que va de enero de 1976 a mayo de 1977, intercalando rupturas temporales para indagar en el pasado sentimental y familiar.Noticia Relacionada estandar Si Carmen Díez de Rivera, una heroína de tragedia griega que decía siempre lo que pensaba Julio Bravo El Teatro Español recupera la memoria de la que fue llamada la ‘musa de la Transición’ en una obra titulada ‘Carmen, nada de nadie’, de Francisco Miguel Justo Tallón y Miguel Pérez García, con dirección de Fernando SotoLa narración biográfica no aporta nada de lo ya conocido, y aunque su tratamiento dramático es eficaz , sumamente ameno, con ese planteamiento de thriller, hubiéramos querido más, mayor profundidad, mayor tensión dramática. El tono de crónica resta desarrollo a unas vidas al borde del abismo y a unas hazañas que se enfrentaron a atavismos y leyendas negras.’Carmen, nada de nadie’, con ese guiño a la canción de Cecilia , gustará al público porque ha sabido dar cuenta, de forma ágil, cómo el dolor, la entrega, la pasión se convirtieron en la catarsis de un país ,de una sociedad y de una mujer que atravesó muchas fronteras para que nosotros veamos en ella a un mito trágico que rompió con todo para hacer posible que la utopía bajara a la calle.

Content Source: www.abc.es

Latest Posts

noticias populares